DE MÚSICO A INTÉRPRETE

Tristemente dentro de la industria musical se da una situación muy común en la que un grupo o solista, que en algún momento en el pasado hizo música, ahora se dedique a tocar las canciones de sus viejas glorias para seguir generando dinero.

En muy pocos casos se podría justificar esta situación (como en el caso del concierto de The Wall, en el que se expresa un mensaje que se quiere seguir difundiendo), pero para los demás es meramente aprovechar el refrito.

A final de cuentas es quedarse en la zona de confort. Alguna vez se buscaba experimentar con el sonido y generar música nueva, fresca o tal vez expresar un sentimiento, pero la inspiración es algo difícil de mantener y ni qué decir del talento que en el caso de la música, es extremadamente complicado mantener, por ende, que se rasque de los trastes sucios.

En las empresas se da un fenómeno similar en el que una vez que se legra despegar, se mantiene la misma dinámica año con año replicando lo que se hizo en ejercicios anteriores.

Aferrarse a una constante es el comienzo de una decadencia segura.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s