LA AMENAZA ES MÁS PODEROSA QUE EL HECHO

Una de las peores armas que podemos tener en contra, es nuestra propia mente.

Porque conoce nuestros miedos, lo que nos duele, lo que nos cuesta trabajo, nuestras inseguridades.

Entonces, el momento en el que alguien lanza una ofensa, sin especificar lo que va a ser en concreto, nuestra mente es la que tiende a utilizar la información que tiene para crear un escenario donde dicha ofensa sería contundente.

Por lo mismo hay que tener cuidado cuando se pretende dejar a la imaginación de la gente ciertas conclusiones, la respuesta final puede no ser lo que se esperaba.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s