LA MEJOR MANERA DE RECORDAR ALGO ES PRACTICANDO

Después de tener algún tiempo un piano, decidí que sería una buena experiencia afinarlo yo mismo. Por lo general, se recomienda que sea un experto el que haga ese trabajo, sin embargo, consideré que tenía la capacidad auditiva para hacerlo.

El problema vino cuando quise conseguir las herramientas necesarias para hacer la afinación, puesto a que la inversión aproximada era de aprox. $5,000 MXP ($420 USD).

Buscando alternativas, llegué a encontrar en una empresa argentina que ofrecía un kit de afinación, pero la inversión no cambiaba mucho.

A final de cuentas comencé a considerar, un piano se afina una vez al año. Siendo exigentes, podría ser cada 6 meses, y prácticamente no se le tiene que ajustar nada.

Así es que aun cuando me esmerara, tardaría varios años en poder lograr una afinación adecuada.

La diferencia con un afinador profesional es que él hace este trabajo por lo menos una vez al día, y por ende, en aproximadamente 3 meses, ya ha adquirido una habilidad considerable.

Son chambitas en las que la ejecución es sencilla pero es la experiencia la que hace que salgan bien.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s