UN CASTIGO SIN CONSECUENCIAS NO SIRVE

En Paseo Constituyentes, una de las calles principales de Corregidora en Querétaro, la policía de tránsito es muy estricta referente a exceder el límite de velocidad.

Pero la parte curiosa es que los discos marcan un límite de 60 km/h mientras que los policías toman acción si alguien excede los 80 km/h, tal es la situación que hasta los mismo agentes exponen que ellos dan tolerancia hasta esta velocidad, porque 60 km/h es muy lento.

El punto de tener una regla es regular la conducta de una persona.

Si bien hay que tener un balance entre la libertad y prohibir, si hay un castigo se debe de cumplir al pie de la letra.

Sino entramos en una constante muy fuerte en México en el que las leyes son sugerencias y se atienen a la interpretación de cada individuo para decidir su ejecución.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s