NECESITAMOS LA REAFIRMACIÓN DE LA GENTE

Desde que somos niños, la manera de saber si las acciones que estamos desempeñando son correctas es con la retroalimentación que nos dan los demás.

Dependiendo de la reacción, decidimos repetir o no dicha acción y comenzamos a generar hábitos conductuales.

Estos hábitos forman nuestra personalidad y hacen que seamos quienes somos.

¿Qué esperar cuando queremos que haya un cambio en las acciones de una persona a la que no le damos retroalimentación?

Hacer retrospecciones semanales sobre el camino que está tomando el departamento es una buena solución para refrendar las acciones hacia la meta que se busca.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s