EL ALTISIMO COSTO DE LA FLOJERA

En la mayoría de los casos sólo velamos por las cosas que son contraproducentes para nuestros fines en caso de no hacer algo por flojera.

Pero el alcance es mucho mayor de lo que tenemos en frente.

El no mandar un correo para solicitarle a un proveedor algún insumo (por ejemplo), genera que la persona que iba a recibir el mensaje no pueda iniciar/modificar su trabajo, por lo que  también se está atascando y está perdiendo la oportunidad de poder ser más productivo.

A su vez, ese proveedor puede ser que necesite de otro proveedor para poder concretar la solicitud original, por lo que ahora un tercero tampoco tendrá trabajo.

Peor aún, se pueden quedar sin el trabajo de manera definitiva si por falta de tiempo (por algún proceso interno) alguno de los proveedores no logra tener el pedido cuando el cliente lo solicita.

Todo por no haber enviado un correo antes.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s