EL MIEDO A UN CREDITO

Tengo que admitir que yo era parte de este grupo. Comienzas a independizarte y a iniciar una carrera laboral y una de las primeras cosas que te cruzan por la mente es “Mantén finanzas sanas, no te endeudes”.

Historias sobre “tragedias crediticias” sobran entre los amigos y familiares. “Yo pedí un crédito, pagaba cada mes y ahora debo el doble”; “A mí me hablan los del banco pero ya no les contesto”; “Es mejor no pagar y luego vemos como nos arreglamos”.

Afortunadamente en estos tiempos, se han creado varios productos financieros e iniciativas para que el préstamo de dinero por parte de la banca incluya garantías para la persona solicitando un préstamo.

Hipotecas en pesos, intereses congelados, la obligación de mostrar el CAT (Costo Anual Total) del préstamo o seguros contra desempleo han sido algunas de las herramientas para tener mayor seguridad y que la gente pierda el miedo de pedir un préstamo.

Por otro lado hay que ser inteligentes sobre el dinero que tenemos. Por ejemplo, en el caso de adquirir una casa, lo que estás pagando de renta es algo muy similar al monto que  pagarías de mensualmente por un crédito con la diferencia de que ese inmueble será de tu propiedad después de unos años.

El error es pedir dinero para consumirlo, y ahí es donde comienzan los problemas.

La recomendación no es que saques in crédito sin pensarlo pero mantén en mente que los bancos no son enemigos y que un crédito puede ser la solución a poder iniciar un negocio, hacer una inversión o comprar una casa.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s